Emily Bell: “Una buena plataforma social sería aquella que incentivara y recompensara el buen periodismo y fuera transparente”

by WAN-IFRA External Contributor info@wan-ifra.org | November 19, 2020


La Fundadora y Directora del Tow Center for Digital Journalism, de la Columbia Journalism School, Emily Bell, esbozó cuáles son las relaciones que deberían establecerse entre los medios de comunicación y las plataformas sociales, para que fueran beneficiosas para ambas partes.

Durante la segunda sesión del segunda día de conferencias del Digital Media LATAM 2020, de la que Laboratorio de Periodismo de la Fundación Luca de Tena es Media Partner, Bell comentó que una plataforma buena para el periodismo sería aquella que recompensara o incentivara el buen periodismo. “Si hacemos un buen reportaje para la comunidad o la ciudad o el país, nos debemos preguntar si eso está reflejado en los ingresos que salen de un modelo de noticias distribuidas, como son las plataformas o lo que llega por búsquedas”. Mientras eso no suceda, y ese dinero que genera no incentive el buen periodismo, la relación no será la ideal, sostiene. 

Bell también considera que para poder trabajar realmente de forma conjunta y beneficiosa, las plataformas deben ser más transparentes: “La plataforma ideal también es aquella que nos permita saber cómo la gente está interactuando con la noticia, además de lo comentado de que permita que se haga un buen periodismo local y nacional y les ayude a sobrevivir”.

Capturados por la retórica de las plataformas

En aras a esa transparencia, Bell considera que, como se hizo en Francia “una de las grandes reformas que necesitamos es que se haga muestreo de los algoritmos y de los contenidos, y poder saber qué se está ofreciendo a la gente”.

Aunque la Fundadora y Directora del Tow Center for Digital Journalism no cree que sea imposible avanzar en esa transparencia de las plataformas, sí considera que “hasta cierto punto hemos sido capturados por la retórica de las plataformas, que dicen que el algoritmo es complicado, y que no quieren ser el árbitro de la verdad”.

Bell cree que esos cambios llegarán, en parte por la innovación, pero en parte por la regulación, aunque considera que algunos gobiernos no han querido abordar el problema porque tiene relaciones muy estrechas con las plataformas y no quieren perjudicar esa relación.

“Los medios deben informar de las ayudas que reciben de las plataformas y en qué influirán”

Otro de los aspectos que se abordó en esta sesión, que contó con la moderación de Vivian Schiller, Directora Ejecutiva de Aspen Digital, en The Aspen Institute de EEUU, fue también la necesidad de que los medios de comunicación, al igual que lo deben ser las plataformas, sean más transparentes sobre las ayudas económicas que están recibiendo por parte de empresas como Google o Facebook, porque considera que puede influir en la forma en que se habla de ellas.

“Nosotros -explica Bell- no recibimos dinero de ninguna plataforma comercial, sino de fundaciones filantrópicas. Éramos muy conscientes de eso, de que no podíamos examinar ese mundo si no era desde la independencia”, indica, y agrega que en el estudio que están realizando en el Tow Center sobre esa relación entre plataformas y medios, “mantuvimos entrevistas con responsables de medios que recibieron ese dinero y dijeron que era un dinero muy importante para ellos, sobre todo en medios locales y que, aunque no sabían si debían aceptarlo, en una situación así se veían obligados a tomarlo. En esta parte también se necesita más transparencia y que los medios que reciben dinero lo hagan público y digan qué impacto puede tener eso”.

“Si vamos a aceptar ese dinero -agrega Bell- hay que ser muy transparente, porque tomar el dinero de las plataformas es como tomarlo de los grandes lobbies, va mucho más allá de lo filantrópico. Al tomar el dinero sabemos que hay un coste transaccional asociado, y si uno es un medio independiente lo tiene que revelar”.

Uno de los hechos que está complicando aún más esa transparencia en los medios que reciben estas ayudas de plataformas como Google o Facebook es que ya no es sólo en forma de dinero que va al departamento financiero, porque invitan a los redactores a participar en debates o forman parte de grupos de trabajo pagados por estas plataformas. Según Bell, “es muy difícil de hablar de ellos si se recibe dinero”.


Artículo producido por el Laboratorio de Periodismo de la Fundación Luca de Tena


Read this article in English

Copy link