“No hay libertad sin Solidaridad”

23/11/2020, Varsovia, Ministerio de Educación y Ciencia. Protesta de activistas organizada por la Huelga de Mujeres contra el ministro de Educación y Ciencia, Przemysław Czarnek, y en relación con el endurecimiento de la ley del aborto. La fotoperiodista de Gazeta Wyborcza Agata Grzybowska durante la detención policial. Foto: Maciek Jazwiecki / Agencja Gazeta

Gazeta Wyborcza se enorgullece de su trayectoria de 32 años exigiendo cuentas al poder. Wyborcza, una de los pocos periódicos independientes que quedan en Polonia, no es ajeno a la resistencia, pues sus orígenes están firmemente arraigados en Solidaridad, el movimiento social que contribuyó en gran medida a poner fin al régimen comunista.


Desde la victoria electoral del partido Ley y Justicia (Prawo i Sprawiedliwość – PiS) en 2015, Gazeta Wyborcza “ha estado bajo constante asalto”, afirma el antiguo editor en jefe, Piotr Stasiński. (Tras salir de su retiro para ayudar en la lucha, Stasiński es actualmente subdirector jefe). “El gobierno populista de derecha recuerda lo molesto que ha sido Wyborcza para los gobernantes a lo largo de los años”, y está embarcado en un ataque sistemático “para reducir la influencia del periódico y su capacidad de expresión”.

Se han intensificado las amenazas a la independencia editorial y la intimidación a los periodistas, al mismo tiempo en que han aumentado los desafíos legales destinados a atar a la organización en un litigio perpetuo, y los esfuerzos coordinados para socavar las operaciones comerciales, amenazando la supervivencia de la empresa. La pandemia de COVID-19 no ha dado tregua, sino que ha proporcionado al PiS y a su agenda antimediática una cobertura bajo la que reforzar silenciosamente su control autoritario.

Wyborcza se enfrenta en la actualidad a 57 causas civiles y penales por calumnia y difamación, algunas de ellas en virtud del infame artículo 212 del Código Penal, una experiencia que le consume mucho tiempo y recursos a la organización, a sus abogados, periodistas y editores. La gran mayoría de estos casos han sido presentados por funcionarios públicos leales al PiS; la mayoría son infundados, pero el proceso sigue siendo laborioso y está exigiendo una enorme cantidad de recursos.

Wyborcza opta por combatir todos los casos, confiando en la exactitud de su periodismo de investigación y publicando las correcciones necesarias voluntariamente. En otras palabras, confía en el proceso.

Pero es un riesgo calculado. El objetivo del PiS “no es necesariamente ganar todos los casos, sino preocuparnos completamente por la lucha por la libertad de prensa”, dice Stasiński. “Les gustaría vernos enterrados bajo la avalancha de demandas”.

El resultado es tanto un intento de criminalizar el periodismo como de desviar la atención de Wyborcza. Hasta ahora, a pesar de la evidente tensión, ambas cosas parecen fracasar.

Las preocupaciones legales son sólo un elemento del deterioro del entorno de la libertad de prensa en Polonia. Junto con otros medios de comunicación que se niegan a alinearse con el gobierno, Wyborcza denuncia una retirada generalizada de la publicidad pública. El PiS utiliza a menudo sus presupuestos de publicidad oficial (como una reciente campaña de salud pública en torno a la COVID-19) para recompensar una cobertura favorable y promover la lealtad, un clásico abuso de poder y una táctica común de censura blanda.

Pero esto va más allá del gobierno y las instituciones públicas; los leales al partido gobernante han tomado el control de empresas estatales que posteriormente también han retirado la publicidad de Wyborcza y sus medios de comunicación asociados.

Incluso la empresa estatal de energía PKN Orlen está implicada, al haber retirado por completo o, en el mejor de los casos, haber dificultado mucho la distribución de ejemplares de Wyborcza en sus quioscos de noticias de las gasolineras, un intento no tan sutil de literalmente enterrar las malas noticias.

Mientras tanto, la maquinaria de propaganda del gobierno también ha encontrado una voz renovada. En los últimos años, la emisora pública TVP ha estado cada vez más dominada por la agenda del PiS, pero en 2020 se produjo la primera adquisición a gran escala de un conglomerado de medios de comunicación privados por parte del Estado: la editorial de periódicos regionales dominante, Polska Press, fue comprada por la mencionada compañía petrolera controlada por el Estado, PKN Orlen.

Para Wyborcza, esto es una prueba del intento del gobierno central de consolidar el poder socavando y limitando las responsabilidades de los administradores locales. Se ha reducido o denegado la financiación estatal a las provincias consideradas “desleales”, mientras que, al parecer, se está intentando centralizar la distribución del dinero recibido de la Unión Europea por parte de los funcionarios nombrados por el gobierno. Actualmente, la responsabilidad recae en los gobiernos locales, elegidos por separado e independientes.

Quizá lo más inquietante sea el papel que puede desempeñar la red de noticias locales recientemente adquirida para determinar el resultado de futuras elecciones. Antes de la compra, Polska Press se había dedicado especialmente a la extracción de datos y a la recopilación de información de sus 17,5 millones de usuarios digitales. Reflejando la actual preocupación mundial por el potencial (mal) uso de este tipo de datos, Wyborcza está cada vez más preocupado por las represalias del gobierno central y sus intentos de subordinar las estructuras de poder locales.

“En 2020 se cumplió el 30º aniversario de la creación del gobierno local en Polonia, y para muchos, su establecimiento y desarrollo durante las últimas tres décadas se considera el mayor logro de la transformación política que tuvo lugar en Polonia después de 1989”, afirma Piotr Stasiński. “Ahora, el gobierno está ejecutando una campaña sin piedad destinada a desangrarlos para destruir la confianza de los ciudadanos”.

Hay una creciente sensación de premonición en cuanto a la forma que tomarán estos esfuerzos mientras se intensifica la nueva voz amplificada del gobierno a través de los medios locales. Wyborcza está dando prioridad a sus ediciones locales y tiene previsto aumentar el apoyo a las iniciativas de periodismo local a través de la Fundación Gazeta Wyborcza, en un intento de ofrecer un contrapeso a la esperada ola de noticias polarizadas, desinformación y la consiguiente inestabilidad.

Wyborcza y la Fundación Gazeta Wyborcza están decididos a mantener vivo un sistema democrático sano y también pretenden que su periodismo sea accesible a un público más amplio, como medio para alarmar sobre lo que ocurre en Polonia. Su boletín en inglés “News from Poland: Democracy at Stake” (Noticias de Polonia: la democracia en juego) comenzó como un esfuerzo para informar a los expatriados que viven en Polonia sobre la pandemia del COVID-19, pero desde entonces se ha ampliado para centrarse en cuestiones políticas polacas, incluida la libertad de los medios de comunicación.

“Es difícil exagerar la magnitud del asalto a la libertad de los medios de comunicación por parte del bando gobernante en 2020”, escribió Stasiński en la edición final del 2020 de “Democracy at Stake”. “En el último año, hemos sido testigos de una mayor intimidación a los medios de comunicación y a los periodistas críticos con el gobierno, de nuevos esfuerzos para reforzar financieramente a los medios de comunicación leales al PiS en un momento en que la mayoría de los editores se enfrentan a graves restricciones presupuestarias debido a la crisis económica causada por la pandemia, y de una primera adquisición estatal a gran escala de un conglomerado de medios privados.”

A pesar de esta lista de “logros”, los comentaristas se preparan para más en 2021, ya que el partido en el poder sigue con su agenda. Se está produciendo un efecto escalofriante y Gazeta Wyborcza y sus aliados siguen profundamente preocupados por el futuro de la democracia en Polonia. No es de extrañar que vean la solidaridad como la única forma de mantener viva la libertad.


Actúa ahora

Suscribirse: News from Poland: Democracy at Stake”

Un boletín semanal en inglés que ofrece un resumen de las noticias de Polonia cubiertas por Gazeta Wyborcza. Está escrito por los editores de Wyborcza, periodistas y expertos colaboradores. La cobertura se centra en cuestiones políticas polacas, especialmente en lo relativo al asalto del partido gobernante a los valores democráticos y al Estado de Derecho; en historias que muestran que la sociedad polaca se encuentra en una encrucijada entre el conservadurismo religioso y los derechos humanos progresistas; y en la actual pandemia de COVID-19.

La Fundación Gazeta Wyborcza

La Fundación Gazeta Wyborcza apoya la iniciativa “News From Poland” y su boletín semanal “Democracy at stake” para garantizar el acceso abierto al periodismo de alta calidad a los angloparlantes interesados en Polonia.

Lea más sobre los esfuerzos para fortalecer los medios de comunicación libres y la democracia en Polonia, así como apoyar a la Fundación con una donación aquí.

Copy link